Correr con frío: Algunos consejos para no quedarte helado cuando salgas a entrenar

0 53

Con el tiempo frío muchas veces lo ideal es meterse en el gimnasio, pero con las restricciones actuales esto no siempre es posible, correr al aire libre está genial cuando el tiempo acompaña, pero hay que tomar algunas consideraciones contra las inclemencias.

Correr con frío no es una mala idea, de hecho hay muchos corredores que lo prefieren a correr con un calor extremo, es más agradable, sobre todo si no hay viento, pero podemos cometer errores importantes que nos afecten en nuestras sesiones.

Cuando sales a correr con bajas temperaturas sueles vestir con varias capas, el problema no es salir abrigado, el auténtico error está en que al recorrer algunos kilómetros te sobren esas capas y te sientas un poco agobiado.

Para poder solucionar esto lo mejor es disponer de algún tipo de chaleco-mochila, existen diferentes modelos, en los que poder guardar ese cortavientos, jaqueta o sudadera que te sobre en cada momento.

Igual ocurre para otros accesorios típicos del invierno como gorros o guantes, que puede que al principio vayan genial, pero en cuanto entras en calor quizá no tanto.

Si estás en mitad de un temporal, lo lógico es que te lo pienses un poco a la hora de entrenar, puedes aprovechar para descansar, pero si tocaba entrenar sí o sí, elige un tramo corto, que esté cerca de casa o bien tengas opción de ponerte a resguardo en caso de que empeore.

Un parque o una avenida (ida y vuelta…) pueden ser recomendables si llueve, por ejemplo.

Todos tenemos obligaciones que nos impiden entrenar a una determinada hora, no siempre se puede elegir, pero si puedes hacerlo, intenta salir al mediodía o a primera hora de la tarde, cuando se supone que  el día se encuentra en su temperatura más alta.

Estar pendiente de la app del tiempo que tengas en tu smartphone te puede ser más que útil para tomar la decisión correcta sobre tu sesión de entrenamiento.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.