Como saber tu tipo de pisada y si necesitas plantillas

La visita al podólogo es una obligación para conocer tu manera de correr.

0 920

Antes de elegir unas nuevas zapatillas con las que practicar tu deporte preferido habría que saber el tipo de huella que tienes y saber si necesitas plantillas personalizadas.

La única manera exacta para saber el tipo de huella que tienes es realizando un estudio completo de manos de profesionales, es decir el estudio que te puede proporcionar un podólogo.

Hay estudios sencillos que se pueden hacer en tiendas o bien de algunas marcas, con los que tener una ligera idea de cómo aterriza el pie, pero piensa que no todo es tan simple, ya que tu pie despega, se mantiene al aire y aterriza, y en este impas puede realizar movimientos diferentes.

Otro aspecto es la forma del pie, la planta puede ser más plana, o con más o menos forma, lógicamente todo esto también tendrá cierta influencia.

La mayoría de los fabricantes de zapatillas tienen 3 tipos de modelo según la huella, pronadora (suele ser bastante común), neutra y supinadora, dependiendo de como «gira el pie», pero está claro que lo más frecuente no siempre significa que deba ser tu forma de pisar.

También pueden haber diferencias a la hora de caminar que a la hora de correr, por ejemplo, por lo que un mismo modelo puede servir para algo, pero no necesariamente para lo otro.

Sobre si necesitas plantillas o no, tu podólogo es quien puede determinar este aspecto, unas plantillas pueden ser solución si sufres de alguna molestia debido a las zapatillas.

La plantilla estará personalizada a tus características, es personalizada, y deberá sustituir la plantilla existente en la zapatilla, que siempre debe ser de pisada neutra.

Período de adaptación de las plantillas personalizadas

Las plantillas personalizadas pueden ser solución, ya que te darán el apoyo para la planta del pie que realmente necesitas, siguiendo la forma de tu pie, y lógicamente esto tiene ventajas.

Pero por otra parte, también se persigue corregir una mala huella o situaciones anatómicas incorrectas, y esto quiere decir que debe suponer una cierta adaptación, que a veces puede llegar a ser larga.

De hecho hay corredores que sólo utilizan las zapatillas algunas veces, para caminar, por ejemplo, y entrenan con otros modelos (con las plantillas comerciales), buscando comodidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.