Obsesionarse con la velocidad

113

Correr engancha, es adictivo, y los que corremos sabemos que los límites están en nuestra mente, aunque a veces también en nuestro cuerpo, que deberíamos cuidar, mimar y controlar frecuentemente para no llevarnos ningún posible disgusto.

La manera como entrenamos, la frecuencia, la cantidad de kilómetros que recorremos, el descanso, la alimentación, incluso algunos aspectos como el estado de ánimo o la motivación hace que alcancemos unos registros y consigamos cumplir nuestras metas, llegar a bajar nuestras marcas personales y por supuesto finalizar la carrera que nos habíamos propuesto al empezar a entrenar.

Existe un punto de estancamiento que es bastante común entre los corredores de fondo, la sensación de que ya no podemos bajar más nuestras marcas, de que nos hemos quedado en unos registros muy concretos y no se puede mejorar, aquí es donde podemos tener dos actitudes, una que sería de rendición, o más de rendición de conformismo, de parecernos bien el ritmo que llevamos, los tiempos y demás, y la otra que sería de luchar para conseguir cambiarlo, aunque eso pueda suponer frustrarse si no se consigue el objetivo planteado.

Al final deberíamos tomarnos todo esto de correr como un hobbie, una afición, pero si somos algo competitivos, estoy convencido de que enseguida nos picará le gusanillo por la superación, y este deporte, más que de superar a los demás, en lo que consiste es en superarse a sí mismo.

atletismo

Obsesionarse con la velocidad

Algo que hemos de pensar y que es aplicado en la psicología deportiva es que al final los resultados acaban llegando y que para conseguir llegar al 2 primero hay que pasar por el 1, aunque parezca una tontería, marcarnos objetivos más modestos y factibles en un principio, nos ayudará a superar nuestras metas poco a poco, sin complicaciones, quizás nos parecerá poco porque habremos rebajado unos segundos a nuestros registros.

Es realmente contraproducente obsesionarse con la velocidad, cuánto más te obsesione más te costará superar tus marcas.

Sin embargo pensar constantemente que no conseguimos bajar, ir más deprisa, lo que nos puede producir es un estado de ansiedad que en algunos casos ha acabado produciendo episodios de sobreentrenamiento, lo que acaba pasando factura en muchos aspectos, un síntoma de ello puede ser cierta desapetencia por salir a correr…

Para mejorar déjate entrenar

Si eres de los que va por libre y te das cuenta de que no consigues mejorar, es probable que te venga muy bien probar de correr en grupo bajo las órdenes de un entrenador, seguro que en tu ciudad hay un club de atletismo en el que poder practicar, con runners de todos los niveles y con un buen técnico, un buen plan y compartiendo sesiones de entrenamiento con otros corredores más experimentados.

También te ayudarán a corregir aspectos relacionados con la respiración, asi como la técnica, que seguramente no estás aprovechando al máximo, seguramente entrenar en pista, hacer series, gradas, musculación te ayudará a cumplir tus metas y si todo ello está coordinado mucho mejor.

Así que no te lamentes si crees que has llegado a un tope, pero en realidad quieres mejorar y no sabes hacerlo, piensa que lo más probable es que tenga solución, y en caso de que no sea así, tómatelo con calma y simplemente corre.

You might also like More from author

Leave A Reply

Your email address will not be published.

"Esta web utiliza cookies analíticas y de publicidad si usted acepta expresamente la instalación en su navegador o sigue navegando por el sitio web entendemos que da su consentimiento. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies